Minimalismo: las diferencias entre el estilo de decoración y el movimiento artístico

Minimalismo: las diferencias entre el estilo de decoración y el movimiento artístico 1

El crítico de arte estadounidense y converso al periodismo cultural Kyle Chayka se ha convertido en uno de los principales comentaristas del minimalismo tras publicar su primer libro, The Longing for Less: Living with Minimalism, a principios de 2020.

No porque la publicación se haya convertido en un best-seller a lo Marie Kondo o en otro éxito como el dúo The Minimalists, formado por Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, pero sí por su mirada disonante sobre la etiqueta de organización y desapego que estos autores han contribuido a pegar al término -aparecido originalmente en el ámbito artístico en los años 60-.

Considerado un agudo observador de la cultura contemporánea, Chayka acuñó el neologismo airspace para denotar un estilo de arquitectura e interiores que se encuentra en los cuatro puntos cardinales y que es aplicable a usos tan distintos como un restaurante, una oficina o un piso: ambientes tomados por una atmósfera industrial, vacíos y amueblados con piezas identificadas con el modernismo. Una estética homogénea, muy Instagrammable, a menudo descrita como… minimalista.

Estas apropiaciones un tanto precipitadas del concepto -que el escritor considera hoy en día movimientos de marketing- le llevaron a profundizar en el tema. En esta entrevista, comparte algunas de las ideas resultantes de su investigación.

Para empezar, definamos el Minimalismo, con mayúscula, ¿y el minimalismo? ¿Tienen estas dos corrientes algo en común además de la palabra que las bautiza?

En mi opinión, el Minimalismo con mayúsculas se refiere específicamente al movimiento de artes visuales que tuvo lugar en los años 60 en Nueva York, con artistas como Donald Judd y Dan Flavin. El minimalismo con minúscula, en cambio, se refiere a un estilo de vida registrado desde la última década aproximadamente. Ambos tienen una estética austera y una afición por los materiales industriales, pero sus objetivos son muy diferentes. Mientras que el primero pretendía cuestionar nuestras nociones de belleza, el segundo es más bien un mensaje de marketing que, en última instancia, acaba animándonos a comprar incluso
más cosas.

«El minimalismo se ha convertido en una solución universal para la arquitectura y el diseño, y corre el riesgo, en el proceso, de borrar la diversidad y excluir a los que no se identifican con la estética occidental y modernista».

Kyle Chayka

¿Cuál es la diferencia entre simplicidad, austeridad y minimalismo

¡Gran pregunta! La distinción es muy sutil, pero después de escribir el libro, me formé una idea al respecto. Creo que la simplicidad es una funcionalidad reducida: un objeto, un equipo o incluso una experiencia, obtenida a partir de pocos elementos, algo sin complicaciones. La austeridad es la simplicidad llevada al extremo, una elección intencionada de eliminar o evitar la mayor cantidad de decoración o complejidad posible. Puede llegar a ser muy dramático y poco funcional, como una habitación totalmente blanca. El minimalismo, en cambio, es una filosofía que invita a repensar el entorno y abraza la belleza poco ortodoxa de los materiales industriales y los lugares vacíos, valorando, sobre todo, las cualidades visuales ligadas a la austeridad

Usted señala que la estética de la simplicidad esconde una serie de excesos insostenibles. ¿Es posible ser minimalista en el sistema capitalista?

El capitalismo genera la cultura consumista, que implica una identificación con lo que se compra y se tiene. Es bastante insostenible, e incluso desagradable. Ser minimalista es ciertamente posible a nivel personal, si reorientas tu sentido de identidad y valor hacia pocos objetos o experiencias estéticas más profundas. Pero esa elección individual no es suficiente para lograr un cambio sistémico y sostenible. Eso tendría que venir de un movimiento sociopolítico, y el minimalismo es, en última instancia, una cuestión de apariencia.

El comienzo del segundo capítulo describe un piso blanco y vacío. ¿Es para la vida contemporánea lo que las galerías de cubos blancos son para el arte? ¿Nos atraen tanto estos espacios porque funcionan como escenario de nuestras apariciones digitales? Especialmente en tiempos de pandemia…

Sí, exactamente. Internet y los teléfonos inteligentes explican la popularidad del minimalismo: ¿por qué íbamos a optar por una casa desordenada si la web puede contener todo el desorden y la vitalidad? Los interiores minimalistas complementan ese caos. Del mismo modo que los cubos blancos enmarcan el arte minimalista, las habitaciones sin nada acogen la tecnología, reforzando su papel.

¿Prospera el minimalismo en tiempos de crisis?

A veces puede actuar como un mecanismo de defensa: si el mundo que le rodea es inestable, simplificar su vida personal le proporciona seguridad. Querer menos ayuda si no puedes permitirte más. Esto ocurrió en 2008, tras la crisis económica aquí en Estados Unidos, y en otros momentos históricos, como la posguerra y el periodo Heian en Japón [entre 794 y 1185, el país vivió un periodo de relativa paz, pero de gran empobrecimiento de la población]. Las ganancias materiales se volvieron repentinamente más difíciles, así que empezamos a priorizar la simplicidad.

Según otra parte de su libro, también es un sistema para resolver problemas existenciales, como lo hacen la religión, la astrología o la espiritualidad. ¿Es realmente tan trascendental su poder?

En ocasiones, el minimalismo contemporáneo parece una disciplina espiritual, pero en realidad no implica esos aspectos. Es más bien una práctica personal
Se trata más bien de una práctica personal, que presupone la simplificación y la experiencia directa, e incluso supone una carga para el individuo al sugerirle que restrinja su propia vida. En ese sentido, no tiene la misma escala ni los mismos principios de organización social que la religión o la espiritualidad.

Minimalismo: las diferencias entre el estilo de decoración y el movimiento artístico 2

Dices que el minimalismo puede ser opresivo, arrogante y narcisista. ¿Por qué?

A menudo se defiende como la mejor estética, o la única de buen gusto, por lo que todas las personas deberían seguir sus principios. No hay más que ver cómo se ha extendido como una especie de solución universal para el diseño de oficinas y cafeterías, cuando, en realidad, corre el riesgo de borrar la diversidad en el proceso y alienar a quienes no lo aprecian, o no se sienten contemplados por estas referencias occidentales y modernistas. No creo que sea intrínsecamente opresivo, pero ciertamente corre el riesgo de provocar esa sensación si se lleva a un nivel exagerado.

¿Nos estamos rindiendo a lugares sin identidad, homogeneizados en todo el mundo por el aspecto minimalista? Este es su concepto de espacio aéreo, ¿correcto?

Sí, creo que esto está sucediendo realmente. Mi libro trata de captar, de alguna manera, los efectos de la era de la globalización impulsada por las redes sociales, en la que, efectivamente, todo ha sido nivelado por una estética minimalista. Este parece ser el estilo de las casas en Internet, porque responde a los deseos del público: es accesible, copiable y escalable, porque no pierde valor al hacerse ubicuo.

¿El minimalismo exige necesariamente una cierta neutralidad? ¿Tiene que ser así?

Esta impresión está justificada porque el minimalismo presenta pocos marcadores específicos. En un lugar vacío, hay raros símbolos de identidad. Pero piensa en la casa de Charles y Ray Eames en California. Puede parecer abarrotado y nada minimalista, al menos según la definición actual. Hay una plétora de despojos, libros, artefactos y obras de arte repartidos por las esquinas. Pero el minimalismo propone valorar cada elemento por lo que es y aceptar yuxtaposiciones inusuales de materiales y objetos. Los Eames fueron pioneros en este tipo de coleccionismo y apreciación. Es posible entender el minimalismo como algo no necesariamente neutro si comprendemos su herencia y su historia; eso es lo que intento documentar en mi libro.

Usted critica la literatura de autoayuda vinculada al estilo de vida minimalista. ¿Qué lecturas recomendaría a los interesados en el tema?

Los textos de Donald Judd son hermosos documentos sobre la historia del arte minimalista y comunican claramente sus ideas radicales. Mi libro favorito es Elogio de la sombra [Penguin Company, 2017, 72 págs.], un ensayo de Junichiro Tanizaki que explica el atractivo de la simplicidad y sus problemas en lugares muy pequeños desde la perspectiva del Japón de los años 30.

Minimalismo: las diferencias entre el estilo de decoración y el movimiento artístico 3

Tomado de: casavogue.globo.com/Design/noticia/2021/07/minimalismo-diferencas-entre-o-estilo-de-decoracao-versus-o-movimento-artistico.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vuelve al inicio