Tiempo de lectura: 1 minuto

Hace 20 años me encontré a Pink Floyd, fue casualidad, andaba perdido en las selvas del Vaupés, eran tiempos de bonanza. llegamos a un cambuche lleno de camarotes y hamacas con toldillos para los zancudos, habíamos de todas partes de la geografía colombiana, teníamos solo una cosa en común; conseguir dinero. De pronto comenzamos a escuchar el sonido de un helicóptero y unos gritos que no lograba identificar bien, alguien gritó ! bien paisa subale volumen esa es la pared de Pink Floyd!… en ese sitio y bajo esas circunstancias fui raptado por el sonido desconocido… hasta hoy.

Por Wilson Crespo

Autor @Arthurocrates

pseudo filosofo

Mas Artículos por @Arthurocrates

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.